Las bayas del cacao son originarias de centro América, no se sabe exactamente como llegó allí, algunos autores señalan que puede provenir de zonas tropicales de América del Sur llegando mas tarde al sureste de Méjico

Lo que si es seguro que el consumo humano se localiza en la zona mejicana como atestiguan unas vasijas encontradas en unas excavaciones de Cerro Manatí en Hidalgotitlán (Veracruz).

Colón en su cuarto y ultimo viaje (1502-04) volvió a España con bayas de cacao y presentó la bebida azteca elaborada con ellas en la Corte de Isabel y Fernando con nulo éxito y no es de extrañar pues el aspecto de la bebida era sucio y su sabor picante y especiado al llevar en su elaboración ingredientes como el chile, el clavo y la canela.

En 1519 el conquistador Hernán Cortés desembarcó en las costas de Veracruz y llegó a la capital azteca Tenochtitlán, allí se quedó intrigado por la bebida llamada xocolatl. Al volver a la Corte española de Carlos V contó como los aztecas la bebían en los grandes banquetes organizados por Moctezuma, el emperador azteca.

Los aztecas consideraban sagrada dicha bebida, es por esto que la teobromina (componente del chocolate) significa “alimento de dioses”.  Moctezuma tomaba xocolatl como tónico afrodisiaco y su consumo estaba prohibido a las mujeres…

Cortés fue algo mas hábil que su predecesor Colón a la hora de presentar la bebida a la realeza de la Corte de Carlos V y añadió a la misma azúcar y vainilla eliminando asi gran parte de su sabor amargo (xocolatl significa literalmente “agua amarga”).

La leyenda de que el xocolatl era una bebidad de dioses, un tónico afrodisiaco junto con su mejorado sabor para los paladares cortesanos la convirtieron en una bebida popular en la Corte española, pero solo reservada a los mas pudientes y poderosos.